Prepárese para una ola de alzas de precios: tabaco, gasolina, luz y tren

 

Inma Pardo.

Cuando todavía no se ha recuperado de la subida del IVA, el consumidor ya se tiene que ir mentalizándose para la cuesta de enero.

La luz, el agua, la botella de butano, el ticket del metro o el tabaco serán alguno de los tantos quebraderos de cabeza que harán mella en los bolsillos de los españoles. Todo esto, por supuesto, unido a la crisis económica que deriva en la congelación de sueldos públicos, la mayoría de los privados e incluso de los pensionistas. Por no hablar de incluso rebajas salariales o pérdidas de trabajo. No obstante, este año algunas alzas se están adelantando a los últimos meses del año. Es el caso de la subida del tabaco o de las gasolinas.

El recibo de la luz

El hasta cuándo va a seguir subiendo es la pregunta típica de muchos usuarios al abrir el sobre de la factura de energía eléctrica. Y en enero, los consumidores tendrán un nuevo disgusto. La tarifa podría incrementarse entre un 2 y un 3 por ciento en el cuarto trimestre, alza que se verá reflejada en el recibo de enero. Con este incremento, en los últimos doce meses, la luz habrá subido un 11,5 por ciento. Un 2,6 por ciento, en enero; un 2 por ciento, en julio, por la subida del IVA; y un 4,8 por ciento, en octubre.

El Ministerio de Industria congeló en el segundo trimestre la parte de tarifa que incluye los costes regulados y, a final de este año, se registraría el tercer trimestre consecutivo sin revalorización. Aunque sí que deja vía libre a las eléctricas para que reflejen en la factura el aumento del importe fijado por el mercado a través de las subastas de energía.

La gasolina

Muy lejos de dar un respiro a los ciudadanos, la gasolina continúa ajena a la contención del gasto de los consumidores. El último encarecimiento se registró esta misma semana. La gasolina 95 incrementó su precio un 2 por ciento hasta, los 1,230 euros por litro y el gasóleo lo hizo un 1,6 por ciento hasta los 1,147 euros por litro. Con este alza, el precio de los carburantes se sitúan a tan sólo cinco céntimos de registrar un nuevo máximo histórico. Aunque lo significativo es que cuando se situó a dichos niveles fue hace dos años, cuando el precio del barril de brent, de referencia en Europa, marcaba los 140 dólares. A día de hoy, el barril tan sólo se sitúa en los 91 dólares.

Bombona de butano

Su precio depende, al igual que el de los carburantes, de las variaciones que recoja el barril de brent. El coste de la bombona naranja se revisa trimestralmente, y este año se ha encarecido sustancialmente. Tras subir en enero, un 3,46 por ciento; en mayo, un 5,7 por ciento; en julio, un 6,6 por ciento; y en octubre un 2,81; la bombona ya cuesta 12,80 euros. Eso sí, a falta del incremento del próximo mes de enero.

Los alimentos

Será la gran sorpresa del año nuevo. El precio de las materias primas alimentarias se está encareciendo en los mercados internacionales, lo que redundará en un alza de estos productos. Grandes superficies comerciales, especializadas en tiendas descuento, como la cadena Día ya han anunciado que se han quedado sin margen para bajar más los precios, por lo que a partir de este momento comenzarán a producirse incrementos.

El agua

El precio del agua depende de cada ayuntamiento, salvo algún caso extraordinario como el Canal de Isabel II, que suministra a casi toda la Comunidad de Madrid. Cada consistorio tendrá que revisar los precios. Todavía hay pocos datos disponibles, pero ya se ha anunciado que Aguas de Galicia incrementará el precio del agua y del saneamiento en un 1,28 por ciento para el próximo ejercicio.

Asimismo, el consejo de administración del Canal de Isabel II tiene previsto congelar en términos reales la tarifa del agua para el próximo ejercicio pero, aun así, aplicará el resultado del IPC interanual del mes de noviembre, que se publicará el próximo 15 de diciembre, aunque, según el índice armonizado ya publicado, es previsible que se sitúe en el 2,3 por ciento.

El tabaco

La crisis está teniendo muchas víctimas, pero una de las indiscutibles son los fumadores. No sólo se enfrentan a los continuos anuncios de la ministra de Sanidad, antes Trinidad Jiménez, y actualmente Leire Pajín, poniendo fecha tope para que ya no se pueda fumar en los espacios públicos; sino que en pocos meses ha visto cómo el precio de su cajetilla se dispara. Si en junio de 2009, el Gobierno incrementó los impuestos especiales sobre el tabaco; en 2010, las tabacaleras hicieron su contribución engordando los precios.

La última subida ha sido esta semana. El Ejecutivo aprobó el pasado viernes en Consejo de Ministros una nueva alza de los impuestos especiales sobre el tabaco, que aumenta el tipo impositivo específico desde los 10,2 euros hasta los 12,7 euros por cada 1.000 cigarrillos. En definitiva, el incremento medio es de unos 25 céntimos, pasando de 3,43 euros a 3,68. Los cigarros de gama baja se encarecerán 63 céntimos y pasarán de 2,90 a 3,53 euros. Las marcas más consumidas, como Fortuna, se encarecen desde los 3,40 a 3,53 euros, y el de gama alta, como Marlboro, sube de 3,85 a 4,11 euros.

 
Además >>  Standard & Poor's podría rebajar la nota crediticia de EEUU

Billetes del tren

A pesar de que Renfe haya iniciado la campaña de precios bajos para ir de Madrid-Valencia con el fin de atraer a más clientes, la realidad es que el grito de pasajeros al tren cada vez será más caro de escuchar. La compañía todavía no lo ha anunciado, pero según fuentes de la compañía consultadas por Europa Press, Renfe prevé subir el precio de los billetes de trenes del AVE de Larga Distancia un 2,3 por ciento de media para 2011. Asimismo para los trayectos del servicio Avant, correspondientes al AVE de Media Distancia, el precio podría incrementarse en un 3,1 por ciento.

No obstante, la peor parte se la llevarán Cercanías y Medias Distancias, que registrarán un encarecimiento del 4,1 por ciento, según fuentes de la compañía consultadas por Europa Press.

Metro y autobús

Los transportes públicos de Metro y autobús dependen de cada ayuntamiento o de la comunidad autónoma, por lo que la variación de unas provincias a otras puede ser enorme. Por ejemplo, el Consorcio Regional de Transportes de Madrid acordó este último mes que subirán todos los billetes un 3,4 por ciento para reflejar la subida del IPC y del IVA. No obstante, los billetes sencillos para metro y EMT seguirán costando un euro. Pero el bono de 10 viajes subirá hasta los 9,30 euros y el abono mensual también se incrementará.

En Bilbao, los abonos de transporte no subirán de precio, pero el bono metrobús, que sirve para el suburbano y para los autobuses, incrementará su precio en más del 20 por ciento, hasta alcanzar los 9 euros. Por su parte, el Ayuntamiento de Sevilla, en cambio, centra la subida en los billetes de los autobuses urbanos sin introducir variaciones en el importe del billete del suburbano.

Alquiler

Los alquileres de los inmuebles también se incrementarán una media de un 2,3 por ciento, según el índice armonizado de los precios al consumo. La subida que los arrendadores suelen trasladar a los inquilinos corresponde al IPC de noviembre, que se publicará el próximo 15 de diciembre. Aunque es habitual que se aproxime al índice armonizado, que publicó el Instituto Nacional de Estadística el 29 de noviembre.

Taxis

El sector está notando la crisis económica, pero también tiene que reflejar el incremento de los carburantes y del IVA. Las subidas de los taxis suelen ser muy locales. Por ahora, los taxis de Valencia han anunciado que la tarifa mínima diurna subirá un 4,4 por ciento. Desde los 3,25 euros a los 3,40 euros.

En cambio, en otras poblaciones, han optado por reflejar el incremento del IPC en las tarifas de los taxis. Así, en Asturias, la tarifa de este transporte privado tan sólo se incrementará un 2,3 por ciento y el servicio mínimo se situará en los 3,66 euros. Es el mismo caso que en Almería, después de dos años con las tarifas congeladas, subirán un 2,3 por ciento.

Telefonía fija

Tener un fijo en casa costará lo mismo el próximo año que éste. La cuota de abono de los teléfonos fijos seguirá congelada durante el próximo 2011 y se seguirá situándose en los 13,97 euros mensuales. Es el caso de Telefónica, que ya ha anunciado que no incrementará la cuota mensual de abono. Con esta congelación, el precio de la cuota de abono permanece congelado desde hace tres años.

Móviles e Internet

Por ahora, no se espera ninguna subida en estos servicios. Los usuarios de telefonía móvil y de Internet podrán estar tranquilos porque no verán variaciones al alza en su factura. De hecho, lo probable en la guerra de precios en la que nos encontramos es que suceda lo contrario y las ofertas continúen disputándose a los internautas y los usuarios de teléfonos móviles.

Peaje

Tan sólo se esperan ligeros incrementos en los peajes. En la AP-7, que recorre toda la costa levantina, aumentará un 1 por ciento anual con el fin de amortizar los préstamos participativos. Asimismo, la R-2, situada en Barcelona, encarecerá su tarifa en un 1,95 por ciento. Mientras los tramos guipuzcoanos de las autopistas AP-8 y AP-1 congelarán su tarifa. Muchos de estos incrementos se deben al saneamiento de las cuentas de las concesionarias de autopistas.

Más impuestos

A partir de enero, los trabajadores que cobren más de 120.000 euros tributarán en el tipo del 44 por ciento y los que superen los 175.000, en el nuevo tipo del 45 por ciento.

Prepárese para una ola de alzas de precios: tabaco, gasolina, luz y tren
Tagged on: