Préstamos P2P, crowdlending, crowdfunding… ¿Ayudan a la economía real?

 

crowdfunding

España es el quinto país dentro de la Unión Europea por volumen total de créditos concedidos a través de plataformas de préstamos P2P, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Cambridge, y es que solo durante agosto de este año el volumen de financiación total de empresas de crowdlending ascendió a más de 21 millones y medio de euros frente a los 9,7 millones concedidos durante el mismo período del año pasado, de acuerdo con la información ofrecida por P2P Banking.

Además, se espera que aumente este ritmo de crecimiento ya que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha comenzado a repartir las tan esperadas licencias. Que este tipo de préstamos estén supervisados por la CNMV, junto con el hecho de que nos permiten invertir en la economía real, incentivará a más inversores a decidirse a invertir en estas nuevas plataformas.

¿En qué nos permiten invertir las plataformas de economía colaborativa?

Los españoles tienen un perfil muy conservador cuando se trata de elegir dónde invertir su capital, esto unido a que estas plataformas son un producto relativamente nuevo hace que los inversores  duden en si deberían atreverse o no con el crowdlending o crowdfunding. Por esto el comparador financiero HelpMyCash.com nos enseña dos activos en los que podemos invertir con estas plataformas:

Invertir en pymes: con las plataformas de préstamos P2P cualquier particular puede invertir en diferentes proyectos empresariales desde 50 euros. Estas plataformas realizan los análisis de las entidades que buscan créditos, les asignan un nivel de riesgo a partir del cual pagarán más o menos intereses (a mayor nivel de riesgo, más altos serán los intereses) y los publican en su marketplace. Nosotros como inversores simplemente deberemos escoger aquellos proyectos que nos interesen según el nivel de riesgo que impliquen y la rentabilidad que conseguiremos (los intereses que pague el prestatario).

 
Además >>  Vodafone regala el Sony Xperia J hasta octubre

De esta manera ayudaremos a un autónomo, emprendedor o pyme a hacer crecer su negocio, concediéndole la financiación que necesita y, además, consiguiendo rentabilidad por ello.

Invertir en inmuebles: es la nueva modalidad de inversión. Son plataformas de crowdfunding que nos permiten invertir en viviendas y locales comerciales, convirtiéndonos en propietarios de varios inmuebles. Desde una inversión mínima (50 euros) podemos participar en proyectos de compra, reforma, alquiler y posterior venta de la finca en cuestión. Con esta inversión conseguiremos rentabilidad por el alquiler de la edificación durante un tiempo determinado y, una vez el inmueble llegue al valor de venta estimado, recibiremos una plusvalía proporcional al capital invertido. Esta forma de inversión se diferencia de los préstamos P2P en que no estamos financiando una deuda sino que estamos comprando un bien raíz junto con otros inversores.

Es importante tener en cuenta que este tipo de inversión, aunque no tiene los mismos riesgos que la inversión en Bolsa, sí que conlleva un riesgo ya que nuestro capital no está asegurado por ningún Fondo de Garantía. Esto significa que es posible perder el dinero que invirtamos. Para repartir el riesgo es importante diversificar bien nuestras carteras tanto en diferentes proyectos con diferentes niveles de riesgo como en diversas plataformas. Así, si por cualquier razón algún proyecto nos hace perder capital, podemos compensarlo con las ganancias de los demás.

Préstamos P2P, crowdlending, crowdfunding… ¿Ayudan a la economía real?
Tagged on: