¿Quiere ponerse corto en una acción? Las 3 reglas de oro

 

Los inversores que eligen acciones para ponerse cortos (vender unas acciones que no se tienen con la esperanza de recomprarlas más baratas) y ganar dinero con la caída de los precios tienden a atraer la ira y la desconfianza de la comunidad inversora en general. En términos generales, directores de empresas, los reguladores financieros, funcionarios de gobierno, analistas e inversores de valor, incluso inversores convencionales, se encuentran relativamente incómodos con la toma de posiciones cortas sobre un valor. Arraigado en la psique de la inversión, existe la percepción de indecoro y negatividad ante el hecho de ganar dinero con la caída de una acción.

Pero, ¿qué pasa si las empresas se encuentran en niveles caros o toman las decisiones equivocadas o los fundamentales son simplemente preocupantes? ¿Puede alguien aprovecharse para ganar dinero? ¿Y eso sería algo tan malo? De acuerdo con James Montier, no lo sería. En sus palabras:

Vilipendiar a los vendedores en corto (short sellers) es el equivalente a castigar a los detectives en lugar de al criminal.

Con esto en mente, Stockopedia recoge los postulados de Montier para identificar potenciales candidatos para ponerse en posición corta:

1) La acción debe estar “cara”.

En primer lugar, la acción tiene que estar cara a nivel de precio sobre ventas. En otras palabras, la empresa tiene que tener una valoración igual o superior a 4 en su ratio capitalización /ventas. Montier admite que este ratio en particular puede ser problemático al ignorar los beneficios, pero cree que este criterio cuenta la verdadera historia de la compañía. Para ilustrar lo absurdo de la utilización de las ventas como una justificación para una alta valoración, Montier cita a Scott McNealy, el CEO de Sun Microsystems:

“Hace dos años la cotización de Sun Microsystems tenía un ratio de 10 veces ventas cuando estábamos en 64 dólares por acción. A 10 veces los ingresos, para reembolsarle toda su inversión a 10 años, tengo que pagar el 100% de los ingresos durante 10 años consecutivos como dividendos. Asumimos que puedo conseguir eso para mis accionistas. Eso supone que tengo coste cero sobre los bienes vendidos, lo cual es muy difícil para una empresa de informática. Eso supone que los gastos son cero, lo cual es muy difícil con 39.000 empleados. Eso supone que no se pagan impuestos, lo cual es muy difícil. Y eso supone que no se pagan impuestos sobre los dividendos, algo que es ilegal. Y también supone que se gastará cero en I + D para los próximos 10 años, y que puedo mantener el actual nivel de ingresos. Ahora, habiendo hecho ese ejercicio mental ¿hay alguien que quiera comprar mi acción a 64 dólares? ¿Te das cuenta de lo ridículo que son esos supuestos básicos? Usted no necesita transparencia. Usted no necesita notas al pie. ¿En qué estabais pensando? ” (Scott McNealy, Business Week, abril de 2002).

Además, un análisis del mercado de acciones europeo entre 1985 y 2007 demostró que las acciones con un menor ratio capitalización/ventas se comportaron mucho mejor que las de mayor ratio.

2) Deterioro en los fundamentales.

En segundo lugar, los candidatos a corto de Montier necesitan tener un deterioro en sus fundamentales. Para investigar este aspecto, él usa el método F-Score de Piotroski, la fórmula de valor de inversión que tiene como objetivo identificar las empresas más saludables dentro de una cesta de acciones de valor mediante la aplicación de un conjunto de nueve criterios de contabilidad. Bajo la fórmula de Joseph Piotroski, si se pasaban los 9 criterios se podía invertir, mientras que por debajo de 2 se debería evitar definitivamente. Para Montier, una acción que no cumpla más de tres criterios es candidata a una operativa en posición corta. Estos son los 9 criterios:

 
Además >>  ¿Nueva ola de nacionalizaciones en América Latina?

1. Resultados netos – Puntuación 1 si hay un resultado neto positivo en el año en curso.
2. Flujo de caja – Puntuación 1 si hay flujo de caja positivo de las operaciones en el año en curso.
3. ROA – Puntuación 1 si el ROA es mayor en el periodo actual en comparación con el año anterior.
4. Calidad de las ganancias – Puntuación 1 si el flujo de caja operativo es superior a los ingresos netos antes de partidas extraordinarias.
5. Disminución del apalancamiento – Puntuación 1 si hay una menor proporción de deuda a largo plazo en el valor del periodo actual en comparación con el año anterior.
6. Aumento de la liquidez – Puntuación 1 si hay una mayor proporción este año en comparación con el año anterior.
7. Ausencia de dilución – Puntuación 1 si la empresa no emitió nuevas acciones / capital en el año anterior.
8. Puntuación 1 si hay un mayor margen bruto en comparación con el año anterior.
9. Rotación de activos – Puntuación 1 si hay una mayor ratio de rotación de activos año tras año (como una medida de la productividad).

3) Y pobre disciplina de capital

El tercer criterio consiste en identificar una pobre disciplina de capital – piensa sobre esas adquisiciones rebeldes, inversiones mal planificadas y proyectos desacertados y costosos. La evaluación de Montier asegura que las empresas no tienen una gran disciplina de capital, y así él sentía que el análisis del crecimiento total de los activos como una medida del rendimiento total de inversión / desinversión sería un indicador útil. Montier cita el trabajo de Cooper et al que encontró, dentro de una muestra en EE.UU. para el período 1968-2003, que las empresas con un bajo crecimiento de los activos superaron a las empresas con alto crecimiento de los activos, en un asombroso 20% anual.

Y lo más importante ¿Funciona este método?

Montier encontró que una cartera de acciones construida sobre la base de estas tres condiciones habría caído un 6% anual en Europa entre 1985 y 2007. Teniendo en cuenta que la mayor parte de este período fue un mercado alcista, con rendimientos anuales del 13%, es un resultado bastante notable. Cabe señalar que durante los períodos de mercado bajista, tales como 2000 a 2002, la estrategia habría dado un increíble resultado del 40% o más anualmente.

Use un Stop Loss!

Una advertencia a realizar es que el modelo tiende a señalar a algunas pocas acciones que lo hacen excepcionalmente bien en el largo plazo – no buenas noticias para las posiciones cortas. Como resultado de esto, sugirió introducir el uso de stop loss para mejorar significativamente el rendimiento de la cesta de acciones en posición corta – “poner un stop loss del 20% aumenta la rentabilidad de la estrategia en torno a un 6%-13% anual”.

Como recordatorio, para aquellos que están considerando las ventas al descubierto, es importante ser conscientes de los riesgos que conlleva en comparación con las posiciones largas, existe la posibilidad (teórica) de pérdidas infinitas y el riesgo que deriva del uso de apalancamiento.

Carlos Montero
¿Quiere ponerse corto en una acción? Las 3 reglas de oro
Tagged on: