Renta Corporación redujo su pérdida a la mitad en 2010

 

Europa Press.

Renta Corporación registró una pérdida neta de 27,9 millones en 2010, lo que supone reducir a la mitad los ‘números rojos’ de 54,5 millones contabilizados en 2009, informó la inmobiliaria, que atribuye el resultado aún negativo a los 20,3 millones destinados a provisiones.

En declaraciones a Europa Press, el consejero delegado de Renta Corporación, Juan Velayos, ha explicado que 2010 “no ha sido un año bueno, pero que la voluntad de la empresa es volver a los números negros lo más pronto posible”.

En 2009, la inmobiliaria ya redujo las pérdidas a la mitad respecto a 2008, y en 2011 prevé incrementar la actividad ordinaria hasta un Ebitda positivo, al que se le deberán restar los costes financieros, que dependerán de los contactos que ha iniciado la firma con la banca para buscar “estructuras corporativas y financieras que afiancen la viabilidad de la compañía”, que hasta ahora está cumpliendo sus compromisos de refinanciación.

La deuda neta es de 297,5 millones, frente a los 277,6 de un año antes. En 2011 Renta Corporación trabajará para su “control y reducción” mediante fórmulas como desinversión en activos y daciones en pago.

Renta Corporación aumentó las ventas de su negocio ordinario en 2010 hasta los 29,9 millones de euros –frente a cinco millones en 2009–, principalmente correspondientes a edificios en España, y generando un margen bruto positivo de 5,7 millones.

El total de ventas fue de 58,2 millones (los 29,9 millones mencionados más 28,3 de ventas de la cartera anterior a 2009, el 58% en el exterior), a las que se sumaron unos ingresos de tres millones procedentes de arrendamientos.

De su lado, el margen bruto sumó 8,7 millones (los 5,7 correspondientes a 2010 y tres por la venta de existencias previas a 2009), aunque tras el ajuste realizado por la valoración de la cartera, el margen bruto queda en 0,1 millones.

 
Además >>  Recomendaciones y niveles clave para operar en Apple

Las inversiones de 2010 alcanzaron los 34,8 millones, para la compra de diez nuevos activos residenciales en España y la rehabilitación de existentes.

Además, la inmobiliaria redujo los costes ordinarios en un 21%, incluyendo ajustes de plantilla y salarios, y pasando de 81 empleados a cierre de 2009 a 75 a finales de 2010, que se han reducido a 60 en los primeros meses de 2011.

CIERRE DE LAS OFICINAS INTERNACIONALES.

Renta Corporación ha cerrado sus oficinas internacionales para “minimizar los costes de estructura” y tras decidir concentrar sus esfuerzos de negocio en España, principalmente en Barcelona y Madrid, que son las ubicaciones en las que pueden conseguir mayores rentabilidades, según explicó Velayos.

El 95% de la cartera actual de la inmobiliaria se encuentra en España, y fuera solo le queda un edificio en Nueva York, aunque seguirá analizando operaciones en las plazas en las que tiene experiencia –París, Londres, Berlín y Nueva York–.

Lo hará de forma “cautelosa” y desde su sede en Barcelona, adaptándose “a la estructura y capacidades financieras actuales”.

Renta Corporación redujo su pérdida a la mitad en 2010