Seis motivos de la histórica caída del oro

 

caída precio oroEl desplome del precio del oro durante los últimos días ha sido muy pronunciado y el más violento en décadas. En lo que va de 2013, su valor ha caído más de un 17%, hasta cotizar por debajo de 1.400 dólares la onza (cuando llegó hace pocos meses a rozar los 1.800 dólares). Este “crash” del metal precioso cogió a todos los analistas e inversores por sorpresa. Ahora son muchos los que se preguntan si con la última corrección ha llegado el momento de volver a invertir en este “activo refugio” o si es mejor buscar otras alternativas. Pero, ¿cuál o cuáles han sido las causas de esta caída?.

El analista John Cassidy en The New Yorker analiza seis posibles motivos que la comunidad financiera está dando:

1. El factor bitcoin

Más allá de sus usos industriales y cosméticos, el oro desempeña dos funciones en el sistema económico. Es una reserva de valor, y es objeto de especulación. En los últimos años, la especulación ha sido creciente, con los fondos de cobertura, fondos de gestión, fondos cotizados (ETF) e inversores individuales, compitiendo por un metal precioso que subió desde los 600$ en 2007 a un máximo de 1.920,30$ en septiembre de 2011. Recientemente, sin embargo, la moneda virtual bitcoin, ha estado robando algo de brillo especulativo al oro, con algunos de los más ilustres especuladores en oro posicionándose en el bitcoin.

¿Podría ser esto responsable de la caída del oro?

No. El mercado del oro es enorme. Cada día, decenas de millones de onzas se negocian en las bolsas de productos básicos en Londres, Nueva York y Tokio. Algunos comerciantes dicen que el mercado tiene un valor de cinco billones de dólares al año. En comparación, el mercado Bitcoin es pequeño. En su apogeo, tenía un valor de unos tres mil millones de dólares, lo que en los mercados, es decir casi nada. Por otra parte, el momento no funciona. Si los especuladores vendían el oro para comprar bitcoins, la moneda virtual debería haber aumentado. Pero la semana pasada cayó aún más que el oro, provocando grandes pérdidas a los especuladores.

2. La teoría de la conspiración de Goldman

Después de escribir sobre los mercados durante más de veinticinco años, yo he alcanzado una conclusión: Dónde hay problemas, allí encontrarás a Goldman. Esto no es una crítica o una acusación, es simplemente una observación empírica. El banco es tan grande y tan agresivo, que se involucra en casi todo, así que cuando los escuadrones del CSI dan la vuelta a un cuerpo para examinarlo, generalmente encuentran algo de ADN de Goldman.

La caída del oro no es una excepción. En diciembre pasado, el equipo económico de Goldman se volvió bajista en el oro, diciendo que la tendencia al alza de varios años en los precios del oro “es probable que llegara a su fin en el 2013.” Y el miércoles pasado, el equipo de commodities del banco recomendó a sus clientes que se pusieran cortos en el oro diciendo: “A pesar de que aún puede ser demasiado pronto para entrar corto en el oro, lo preferimos a llegar tarde dada nuestra convicción de que la tendencia de los precios actuales es a la baja.”

El calendario es sugerente, pero esto se parece más a un caso de buen ojo por parte de Goldman, en lugar de algo más siniestro. No hay evidencia de que la propia empresa tomara posiciones cortas en el oro, y sus analistas no fueron los únicos que advirtieron de que la gran carrera alcista del oro podría haber llegado a su fin. El 2 de abril, Société Générale, publicó un informe titulado “El Fin de la Era del Oro”, donde señalaba que la recuperación de la economía de EE.UU. y el aumento en el dólar podría crear una “tormenta perfecta” en el mercado del oro.

3. Es sólo una corrección

Uno de los grandes misterios de los mercados financieros es el siguiente: cuando todo el mundo está vendiendo, ¿quién está comprando? A veces, son especuladores contrarios que creen que la venta masiva ha ido demasiado lejos. Así, en el último par de días, mientras que muchos inversores en oro han sido presa del pánico, algunas personas han estado aprovechando lo que ven como una oportunidad de compra. En Business Insider hicieron una relación de lo que se está diciendo sobre la caída del oro. Parte de esos comentarios son locuras como conspiración de la Fed o similares, pero hay un argumento que podría ser cierto. Y es el de las ventas forzadas por parte de los fondos e inversores apalancados, que se enfrentan a demandas de coberturas suplementarias.

La pregunta es qué va a pasar cuando este pánico vendedor se detenga. ¿El precio del oro empezará a subir de nuevo? Para responder a esta pregunta afirmativamente, usted tiene que creer en uno de los análisis fundamentales acerca de por qué el oro es tan atractivo.

 

4. Debilidad de la economía china

Muchas de las noticias de hoy en día sobre el precio del oro destacaban las cifras económicas decepcionantes en China, que mostraban un ligero freno en el crecimiento económico en los tres primeros meses de 2013. China es un gran consumidor de prácticamente todos los recursos naturales, y el oro no es más que uno de los muchos productos que cayeron bruscamente después del informe de Beijing. Los precios del petróleo, el cobre y otros metales también se desplomaron.

Además >>  Suiza y su ejercito se preparan ante la posible 'invasión' de refugiados procedentes de los PIGS

Sin embargo, hay al menos dos problemas con esta teoría. En primer lugar, la supuesta desaceleración de la economía china es muy leve. El crecimiento del primer trimestre fue del 7,7 por ciento, frente al 7,9 por ciento en los últimos tres meses de 2012. Teniendo en cuenta los caprichos de las estadísticas, la diferencia es insignificante. En segundo lugar, el precio del oro comenzó a caer en picado el pasado jueves y el viernes, antes de las noticias de China. Las cifras decepcionantes añadieron presión a la venta masiva, pero no la iniciaron.

5. El fantasma de la inflación ha sido asesinado

El argumento alcista para el oro es engañosamente simple. Con los bancos centrales de todo el mundo imprimiendo dinero a manos llenas para reactivar sus economías, la inflación con el tiempo va a aumentar mucho, destruyendo el valor de muchos activos, tales como dinero en efectivo en cuentas bancarias y bonos (no indexados). El oro, como una cobertura contra la inflación ampliamente aceptada, será uno de los pocos activos que conserven su valor. Sin embargo, estas predicciones no se han confirmado. Después de más de cuatro años de flexibilización cuantitativa en los Estados Unidos, la tasa de inflación, medida por el índice de precios al consumidor, se ha establecido en sólo un dos por ciento. De acuerdo con otras medidas, tales como el deflactor del PIB, la tasa de inflación es aún menor. En Gran Bretaña, donde el Banco de Inglaterra ha seguido políticas similares a la de la Fed, la tasa de inflación es del 2,8 por ciento, un poco más alta.

Y ahora llega la noticia de que Ben Bernanke y sus colegas en el comité de elaboración de políticas de la Fed están hablando de finalizar las medidas de alivio cuantitativo antes de lo esperado, posiblemente tan pronto como a finales de este año. Esta noticia, que figuraba en el acta de la última reunión de la comisión, salió la semana pasada, justo antes de que el precio del oro comenzara a caer. Si el argumento de que la Reserva Federal tiene la intención de provocar inflación, los alcistas con el oro no tendrán mucho que decir, más allá de evocar recuerdos de carretillas y la Alemania de Weimar.

6. El gran pánico de 2008-09 ha terminado

En última instancia, el precio del oro es un índice de miedo. Cuando parece que la economía se va al infierno, como lo hizo desde 2007 hasta 2009 en los Estados Unidos, y como lo ha hecho en Europa desde 2009, los especuladores acumulan oro en la creencia de que otros lo verán como un depósito de valor. Dado que otros creen lo mismo, el proceso se auto-refuerza y se inicia un mercado alcista. Durante la crisis de la OPEP de finales de los años setenta, pasó lo mismo. Entre 1977 y 1980, el precio del oro subió al nivel más alto de todos los tiempos después de considerar la inflación. Pero cuando lo que está haciendo la gente nerviosa desaparece, el motivo de la compra de oro desaparece con ellos, y el precio se desploma. Después de la crisis, hasta 2000, los precios del petróleo cayeron y permanecieron bajos. La influencia de la OPEP en el mercado bajó considerablemente, y el precio del oro se redujo en más de un setenta y cinco por ciento, después de ajustarse por la inflación.

¿Sucede algo similar ahora? Bien podría ser. Cuando llegue septiembre, se cumplirán cinco años desde el colapso de Lehman Brothers. Los mercados están batiendo nuevos récords, y los bancos, incluso Citigroup, están haciendo dinero de nuevo. Hablar de una crisis financiera parece pasado. Por otra parte, Europa parece haber capeado la crisis de Chipre, gran parte del mundo en desarrollo esté enchufado al futuro, e incluso el moribundo Japón está tomando medidas para reactivar su economía. Con la sensación que la crisis de la economía a nivel mundial está remitiendo, era sólo cuestión de tiempo que hubiera un cambio de sentimiento con respecto al oro. Ahora ha llegado ese momento.

Esto no significa que el precio del oro nunca volverá a subir. Aún pueden suceder muchas cosas negativas en el mundo. Si el crecimiento económico en los Estados Unidos o China cayera con fuerza, provocaría expectativas de mayores medidas de flexibilización monetaria. Si el gobernador del Banco Central de Japón llevara al yen a un colapso, o si España o Italia se vieran obligadas a rescates de emergencia, los fundamentos del oro volverían a estar vigentes. Por ahora, sin embargo, parece que ya hayan tenido su momento.

Vía|Carlos Montero

Seis motivos de la histórica caída del oro
Tagged on:                             

Comments are closed.