Sepa como conquistó suiza la huerta murciana

 

Confitura fresa heroCuando el grupo suizo de conservas Hero llega a España, en 1922, lo hace en busca de materia prima para sus productos. Apenas le interesa un mercado local pobre y que desconoce este tipo de alimentos. Se instala en Alcantarilla (Murcia) por la calidad de sus hortalizas y frutas, que más tarde serían vendidas como confituras y conservas en Suiza, Alemania o Francia. Casi un siglo después, desde el Levante se continúan exportando al resto del mundo, pero la marca también se ha hecho muy conocida entre los españoles.

Gustav Heckell y Gustav Zeiler crearon en 1886 una compañía de procesado de frutas y vegetales bajo el nombre de Conservenfabrik Henckell & Zeiler. Tres años después, Zeiler fallece inesperadamente y entra en la compañía Carl Roth. Con las dos primeras letras de los apellidos de los nuevos socios se forma el nombre de la marca: Hero. Entonces era una compañía muy innovadora, ya que las técnicas de conservado estaban en desarrollo. A principios del siglo XIX, el emperador Napoleón convocó un premio de 12.000 francos de oro para quien desarrollara el mejor método para mantener salubres los alimentos. Lo ganó Nicolás Appert, quien recomendó guardarlos en botellas de vidrio “con tapón de corcho, bien apretado y sujeto” para hacerlas herméticas. Más tarde, el comerciante inglés Peter Durant, buscando solucionar los problemas de alimentación de los barcos británicos, utilizó latas de té de hojalata soldadas y esterilizadas: las primeras latas de conserva. Y tiempo después, LouisPasteur, en 1864, puso las bases científicas para aplicar calor entre 50 y 60 grados, que con el aire al vacío anulaba una posible fermentación.

Cronología historia heroCon esas enseñanzas, los suizos comenzaron a desarrollar el mercado. Cuando llegan a España en 1922, estableciendo la empresa Hero Alcantarilla, buscan solo los productos de una ya merecida fama de la huerta murciana para abastecer a las empresas de la firma. Como curiosidad, en aquel año la facturación de la compañía fue de 602.000 pesetas (3.618 euros).

En 1930 comienza la venta en el país bajo la marca Hero. “Se dedican los mayores esfuerzos a la introducción de los productos en el mercado español, casi inexistente para este tipo de productos ya que, por un lado, el poder adquisitivo en España es bajísimo y, por otro, en los hábitos de consumo no entran en juego esos artículos casi de lujo”, señala un portavoz de la empresa. En esos primeros años, la industria conservera en España se centra principalmente en el melocotón y el albaricoque.

“Para crear este mercado se comienza a establecer una amplia red de representantes comerciales en toda España, esfuerzo que se vio parcialmente truncado con el comienzo la Guerra Civil”, relatan. “Fue a partir de los años sesenta y setenta, con el despegue de la economía, cuando empezaron a consumirse conservas y confituras industriales de manera mayoritaria”, explica el portavoz.

Entonces, los productos básicamente consistían en confituras y mermeladas. No sería hasta 1985 cuando se lanzaran los populares tarritos Hero Baby, destinados a la alimentación infantil y competencia de los potitos de Nestlé, vendiéndolos también fuera del tradicional canal de farmacia.

Desde España, la empresa fabrica cada año más de 225 millones de tarritos para bebés para toda Europa. “Los niños suecos, ingleses, holandeses, rusos… toman tarritos hechos en España”, remarcan desde la firma. “Además, adaptamos las recetas según las costumbres locales; por ejemplo, en los países nórdicos y Rusia les gustan las recetas con salmón; en Reino Unido, con cordero, y en España nos gustan los sabores tradicionales de toda la vida vinculados a la dieta mediterránea”, añaden.

Además >>  España, Grecia y el BCE: Ahora mismo todos son una amenaza para el euro

La empresa vende en más de 30 países de los cinco continentes bajo diferentes nombres y marcas del grupo: Casa de Mateus en Portugal (confituras y mermeladas), Hero Baby en Egipto y Turquía, Hero en Italia, Adapta en Suiza, Friso en Holanda, Sunar en República Checa y Eslovaquia, Smafolk en Noruega o Semper en otros países nórdicos (Dinamarca, Suecia, Finlandia, Ucrania y Rusia).

 

Aproximadamente dos terceras partes de la facturación de la empresa en España proceden de la alimentación infantil. El grupo cuenta con seis centros de fabricación en el mundo (Estados Unidos, España, Turquía, Suecia, Alemania y Egipto), donde la planta murciana es la segunda más importante. De esta fábrica sale toda la cartera para el mercado nacional, excepto la gama de muesli, que procede de Alemania.

En el mercado, Hero cuenta con más de 400 referencias. Las más conocidas son sus mermeladas de Hero original, de 17 sabores. También comercializa las diet (siete diferentes), de temporada (cinco variedades), temporada light (tres sabores), sin trozos (dos productos) o cocina creativa (tres más). Desde 1970 tienen zumos y platos precocinados (albóndigas, ravioli, lasaña…), además de conservas de frutas, verduras y productos para hostelería. En alimentación infantil disponen de leche en polvo, tarritos, papillas de cereales, zumos o los nuevos Hero Nanos (alimentos para mayores de 12 meses).


¿De dónde proceden los ingredientes?

Hero utiliza ingredientes de la huerta murciana fundamentalmente, pero también de otros lugares. De las frutas, el albaricoque y el melocotón proceden de Murcia; la fresa, de Huelva; la manzana y la pera, de Aragón y Cataluña. En las verduras, zanahorias y puerros del Campo de Cartagena (Murcia), guisantes de La Mancha, patatas y judías verdes de Castilla y León, apio de Murcia o calabaza de Navarra.

En el caso de los pescados, “buscamos los mejores productos provenientes de los mejores caladeros, como por ejemplo el lenguado de la zona pesquera de Canarias y la merluza de Namibia, considerado el mejor caladero de merluza del mundo”, explican desde la empresa. Y el salmón llega de los países nórdicos.

Respecto a los cereales, el trigo proviene de los Campos de Castilla; el arroz, de las marismas del delta del Guadalquivir; la pasta, de España e Italia, y otros cereales, como la espelta y la avena, son de origen español. La variedad de origen también continúa para las carnes: ternera de Aragón, Cataluña y Argentina, cordero de Aragón y Segovia, pollo de La Mancha y Galicia, pavo de Cataluña y Galicia, y jamón de Aragón y Cataluña. En el caso del aceite, procede de Andalucía.

Para la empresa, la clave del éxito se sitúa en la elaboración de las comidas, “con procesos totalmente naturales que ayuden a conservar los productos sin conservantes, colorantes ni ningún tipo de aditivo artificial”.


Vía|Alfonso Simón Ruiz

Sepa como conquistó suiza la huerta murciana
Tagged on:                                                 

Comments are closed.