Shiller: “La burbuja del oro es atípica y la fomentan el miedo y la incertidumbre”

 

Fuente: La Carta de la Bolsa

 
Robert Shiller, profesor de Economía de la Universidad de Yale y una de los dos mitades del índice de precios de vivienda S&P Case/Shiller, que toma el pulso mensualmente al precio inmobiliario en Estados Unidos, es un cazador de burbujas.
 
 
Durante su experiencia y reconocimiento internacional, identificó antes que nadie el boom tecnológico y, como no, el auge inmobiliario de 2006 que se tradujo en la tóxica crisis de las hipotecas basura.
 
Durante una entrevista con elEconomista desde su casa en New Haven, Connecticut, se mostró preocupado por el pesimismo de los ciudadanos, mientras destacó que el miedo y la incertidumbre son los principales motores de la explosión en la demanda excesiva del oro.
 
¿Cree que existe alguna burbuja en potencia en el horizonte?
 
Claro que sí, el oro sin lugar a dudas. En estos momentos tendría mucho cuidado a la hora de invertir en oro dadas las circunstancias. La burbuja que existe dentro del mercado de este metal precioso es atípica y de naturaleza muy distinta a otros tipos de boom, ya que está fomentada por el miedo en lugar de por el fácil acceso de oportunidades de inversión. De todas formas, es difícil predecir que ocurrirá, ya que el precio del oro siempre suele estar relacionado con la ansiedad entre los inversores.
 
Y a parte del oro, ¿dónde hay posibles problemas?
 
Existen varias burbujas en potencia dentro del mercado inmobiliario. Estoy muy preocupado por China. El mercado inmobiliario allí vive realmente una burbuja debido al entusiasmo que se vive en el país. Aquí, en EEUU, ya se han comenzado a crear pequeñas burbujas. Por ejemplo, en San Francisco, los precios han subido más de un 15 por ciento en el último año. Dicho esto creo que el mercado inmobiliario de EEUU sigue débil.
 
¿Sigue siendo el sector financiero el talón de Aquiles de la recuperación económica?
 
Sin duda alguna, especialmente si seguimos viendo caídas en los precios de la vivienda, ya que eso pondrá mucho más estrés sobre el sector financiero, especialmente en EEUU. El sistema financiero es un componente crítico de la economía. Deberíamos estar preocupados porque podría haber nuevas quiebras de entidades financieras y tener que emplear rescates a la banca como los usados durante la crisis. No creo que los contribuyentes estén preparados psicológicamente para esto porque siguen estando muy enfadados y defraudados. De todas formas, seguramente, vamos a tener que hacerlo.
 
Entonces, ¿existe algún tipo de posibilidad de una nueva recesión en el mercado inmobiliario de EEUU?
 
Por supuesto, y eso me preocupa mucho. De hecho, no sólo yo lo pienso. Macromarkets, la compañía que dirijo, realiza una encuesta entre previsores económicos profesionales y ha confirmado que la perspectiva media entre más de 100 expertos apunta a una nueva recaída en el sector inmobiliario de EEUU, que todavía no ha sucedido. Es decir, debemos estar muy atentos al final de este año.
 
¿Qué debe hacer EEUU para fomentar el mercado de la vivienda sin provocar una caída de precios? ¿Cuándo tocará fondo?
 
El problema en estos momentos es que el gobierno ha comenzado a retirar parte del apoyo al sector inmobiliario. Hace meses se acabó con las ayudas fiscales a la primera vivienda y la Reserva Federal ya no compra activos respaldados por hipotecas. Quizás se tengan que volver a tomar medidas similares si vemos más debilidades en el mercado de bienes raíces. Realmente no hemos tocado fondo en la caída de precios porque nos encontramos con la resaca de la retirada indebida de otras ayudas fiscales a los ciudadanos en términos de vivienda. El pasado 30 de septiembre expiró la posibilidad de poder vender tu casa y conseguir a cambio créditos fiscales, por lo que todavía no existen datos fiables que indiquen por dónde irá el mercado.
 
Mucho se ha hablado últimamente del mercado de deuda soberana, especialmente en Europa. ¿Cómo ve usted el panorama?
 
La realidad es que los problemas no han desaparecido, ni lo harán. La media del déficit fiscal de los países europeos alcanzó casi el 10% en 2009, por lo que se dispararon los niveles de deuda nacionales. Eso no puede borrarse de la noche a la mañana. La necesidad de seguir utilizando estímulos sigue muy presente en todo el mundo y eso hará que los mercados de deuda europea sigan al borde del abismo durante algún tiempo.
 
A día de hoy, en EEUU parece que el verdadero problema es el mercado laboral, no si la economía cae o no de nuevo en la recesión, ¿verdad?
 
Así es, nos hemos centrado demasiado en hablar sobre si caemos o no en una recesión, cuando tendríamos que estar buscando fórmulas para corregir el mercado laboral. Hemos vivido la peor crisis desde la Gran Depresión y lo que pasó entonces es que el nivel de paro permaneció elevado indefinidamente y parecía que no había forma de salir de la depresión, desafortunadamente la única solución fue la Segunda Guerra Mundial. Ahora existe un amplio consenso que estima que la economía estadounidense podría contraerse de nuevo.
 
Las medidas de la Administración Obama no han sido lo suficientemente grandes. En estos momentos, el único factor que mina la moral de los estadounidenses es la tasa de paro. Creo que el gobierno no se ha ocupado lo suficiente en la creación de empleo, se podría haber centrado en ese campo a un coste mucho menos elevado.

También te puede interesar:

Además >>  Bankia recompra preferentes a un 60% de su valor nominal
Shiller: “La burbuja del oro es atípica y la fomentan el miedo y la incertidumbre”
Tagged on: