Si la analogía con 2004 es correcta veremos más caídas en las acciones

 

Carlos Montero.

Los mercados de acciones que permanecen dentro de un rango, como el que llevamos sufriendo desde septiembre de 2009, pueden ser muy frustrantes cuando el período de tiempo se alarga y la estructura lateral es errática. Todo el mundo espera a que salga hacia arriba o hacia abajo – pero el comportamiento de resistencia a los cambios de los traders llega convertirse en el rango en sí mismo. Esta dinámica se complica si el rango se expande o se contrae en el tiempo. Con este panorama, desde Market Anthropology nos aconsejan mantener una postura agnóstica y oportunista y mantener los sistemas operativos más flexibles de lo que lo haríamos normalmente.

Se requiere una mayor paciencia que en mercados con fuerte impulso alcista o en mercados correctivos de alta velocidad. Estas dos últimas condiciones tienen grados de fuerza que por comparación pueden ser valorados y extrapolados con mayor precisión. Por todas estas razones (y muchas más), creen justificada la operativa con un volumen de inversión más pequeño de lo normal, especialmente si nos encontramos en el medio del rango lateral.

Según el análisis de Market Anthropology, la situación actual tiene muchas analogía con 2004.

Existen paralelismos en la historia reciente del comportamiento del mercado cuando la economía sale de una recesión. El mercado de finales de 1983 y 1984 consolidó durante un rango de aproximadamente 18 meses antes de romper al alza después de que la Fed subiera tipos. El mercado en 1994 también se mantuvo en rango durante aproximadamente 1 año después de que la Fed subiera tipos. Y en 2004 el mercado consolidó durante la mayor parte del año mientras la Fed retiraba las políticas monetarias extraordinarias que ahora se consideran “laissez-faire”. Es interesante notar que el último tramo bajista de ese rango se inició después de que la Fed comenzara a subir tipos a finales de junio de ese año. En términos relativos, nosotros podríamos ver el final de la QE2 en junio como ese punto de inflexión en la actual política monetaria (ver Figura 1. y 2).

 

El común denominador en todos estos períodos es que los inversores estaban muy preocupados por si la economía podría caer en recesión después de que la Fed retirara las medidas de estímulo. Indudablemente, el mercado actual tiene riesgos inherentes propios a las condiciones tanto en los EEUU como en el extranjero. La amenaza de un shock exógeno en una economía frágil es real y proporciona un potencial peligro para que entremos en una nueva recesión. Un colapso desordenado en la zona euro, una grave recesión en China o una caída aún mayor en el mercado de la vivienda estadounidense, probablemente sirva de catalizador para una corrección significativa y una segunda recesión.

Además >>  Wall Street muestra su confianza en la Fed

Dicho esto, los analistas de Market Anthropology se alinean con los que creen que la economía estadounidense está en transición hacia una recuperación más firme como así lo refleja un mercado que corrige en el tiempo más que en el precio. La mejor previsión que realizan es que es muy probable que veamos una caída del mercado por debajo del marcado en junio. Muchos de los componentes típicos de la capitulación no estaban presentes cuando se formó ese mínimo y puede que ahora los veamos.


Si la analogía con 2004 es correcta veremos más caídas en las acciones
Tagged on: