Siga al cobre: si supera resistencias favorecería a la bolsa

 

Joan Cabrero, Bolságora

 
En lo que haga el cobre los próximos días puede estar la pista de los próximos movimientos de la bolsa. Si rebasa las resistencias de los 8.043-8.100 dólares, daría recorrido alcista al parqué. Si no, y cae desde esos niveles, el efecto será justo a la inversa.
En la evolución de las principales materias primas nos llama la atención como la cotización del cobre marcó ayer máximos del año tras superar intradía los altos de abril en los 8.043 dólares. En este entorno resistivo el metal rojo se la juega a corto plazo y esto es algo que tenemos que vigilar muy atentamente ya que dependiendo de lo que ocurra podremos extraer pistas que podrían ayudarnos a tener un sesgo más o menos alcista para la renta variable en próximas fechas.
En este sentido, nos encontramos por un lado con una renta variable europea que se debate entre continuar con los ascensos de las últimas semanas o formar una corrección más amplia que podría llevar a los índices a los mínimos del pasado 25 de agosto y, por otro lado, Wall Street que presenta una sobrecompra muy acusada que pide a gritos un descanso en forma de corrección lateral, en tiempo, o lateral bajista, si bien no se puede descartar que esta pausa aún pueda retrasarse y las subidas tener continuidad.
Esto último junto con un mantenimiento de las subidas en los principales índices asiáticos, sería probablemente el detonante que serviría como catalizador de la ruptura de resistencias en Europa, tales como los 2.825 en el futuro del EuroStoxx 50 o los 10.900-11.000 puntos del Ibex 35.
Pues bien, uno de los elementos que nos puede advertir y permitir dar más fiabilidad a mayores subidas tanto en Asia como en Wall Street, es la evolución del precio del cobre, que es uno de los mejores barómetros para medir el optimismo del mercado sobre la economía mundial.
El metal rojo alcanza resistencias fundamentales
En este sentido, a corto plazo queremos ver si la presión compradora sobre el cobre es capaz de romper de forma clara resistencias que presenta a la altura de los 8.043-8.100 dólares. De hecho, días atrás señalábamos el hecho de que el precio del cobre aún le restaba un margen adicional del 4-5% hasta esta resistencia y eso era una de las evidencias técnicas que permitían pensar que las alzas en la renta variable podían tener continuidad como así ha sido.
La superación de ese rango resistivo habilitaría la resolución al alza del lateral que desarrolla el cobre a lo largo de los últimos meses, concretamente entre los 6.000 y los 8.000 dólares, lo cual provocaría una probable aceleración de las subidas que no encontrarían resistencia destacable hasta los altos del año 2008 a la altura de los 9.000 dólares, pudiendo luego buscar objetivos en los 10.000. Estamos hablando de un potencial de subida adicional de entre un 12 y un 25% y esto es lo que podría dar alas a la renta variable.
Por el contrario, un fallo en la zona de resistencia de los 8.000 dólares podría provocar una consolidación y ajuste de parte del ascenso iniciado por el cobre en los 6.000. Si esto sucede la renta variable muy probablemente entraría en un proceso similar donde Europa, la más débil de la historia, podría buscar apoyo en los mínimos del 25 de agosto, lo cual supondría asistir a caídas del orden del 7%. La pérdida de los 7.800 y sobretodo los 7.650 dólares en el cobre iría en esta dirección.

También te puede interesar:

Además >>  “Aquellos que nunca se dejaron llevar por dicho paradigma (económico) eran los llamados antisistema”
Siga al cobre: si supera resistencias favorecería a la bolsa