Terraprima, otra vez Carlos Esteva

 
EN EL ESPECTACULAR TERRUÑO DEL GARRAF
JORDI MELENDO
Carlos Esteva siempre ha sido un vitivinicultor singular. El origen de sus proyectos y de muchos de sus vinos tiene alguna historia detrás. Quizá por eso en sus productos se refleje esa misma singularidad. El hombre que hace tres decenios inició su particular aventura en Can Ràfols dels Caus, consiguiendo situar sus vinos entre los más destacados del país, convirtiéndose en descubridor y valedor del Macizo del Garraf, sigue innovando. Y lo hace con Terraprima, demostrándonos una vez más que esta zona del Penedès tiene un terruño específico y característico, que viene dado especialmente por el suelo calcáreo y por las diferentes altitudes de estas montañas que separan el Penedès de la costa mediterránea, y que confieren a los vinos que allí nacen un carácter fresco y mineral.
El caso es que hace unos cinco años Esteva emprendió una lucha contra los planes que tenía una cantera de instalarse en un valle enfrente de sus tierras. Coincidiendo con la llegada del AVE a Barcelona, hubo interés en abrir una nueva cantera en el término de Avinyonet del Penedès entre la finca de Can Ràfols dels Caus y colindante con el Parque Natural del Garraf. Tanto Carlos como otros vecinos del municipio se opusieron y consiguieron, tras varias manifestaciones, que este proyecto no se llevara a cabo.
Esteva negoció la compra de esta propiedad de 275 hectáreas y con 40 hectáreas de viñas viejas plantadas, junto a Can Ràfols y con el mismo terruño lásico del Garraf. La actividad de esta cantera hubiera tenido sin duda un impacto negativo en el cultivo de las viñas y hubiera destrozado este bello paraje protegido dentro del Parque Natural. Con esto Esteva se vio obligado a adquirir estas tierras y hacerse cargo de las 45 hectáreas de viña existentes, hecho que coincidía con el hecho de disponer de las nuevas instalaciones de Can Ràfols dels Caus, aptas y preparadas para recibir y vinificar estas uvas.
Junto con Peter Schoonbrood y la enóloga Anna Baqués, los otros dos pilares del equipo con el que Carlos Esteva está logrando un gran éxito con los vinos elaborados en Mas Oller (DO Empordà), ha creado Terraprima, marca de los vinos de esta nueva finca, que son un vivo reflejo de la singularidad de esta tierra.
En los viñedos no se utilizan insecticidas ni herbicidas y por las características del terreno toda la uva se recoge manualmente. De este modo han nacido el blanco Terraprima 2009, elaborado con xarel.lo y riesling, que posee aromas de fruta blanca fresca, como grosella espinosa, y también hay notas florales, notas de hierbas aromáticas y ahumados. El vino muestra complejidad y la mineralidad del terruño: el xarel•lo aporta estructura y amplitud al vino, y el riesling la finura y profundidad, así como un largo final en boca.
Por otro lado está el tinto Terraprima 2007, elaborado con cabernet franc, garnacha tinta y syrah, envejecido en barricas de roble francés, con aromas a bayas oscuras con toques que recuerdan a las hierbas aromáticas del macizo. El vino muestra complejidad, es concentrado, denota su crianza en barrica de madera noble, se muestra fresco y mineral, con un largo final en boca. La producción de cada uno de estos dos vinos ha sido de unas 20.000 botellas.

También te puede interesar:

Además >>  Las cajas también suspenden los desahucios
Terraprima, otra vez Carlos Esteva