Terreno de juego

 

Recibo bastantes mails, todos tienen bastante jugo, algunos tienen mucho, el que les incluyo a continuación pertenece al segundo grupo. Léanlo con cuidado: quema. 

“Soy de la provincia de (nombre de una provincia española) y tengo un chaval que cursa en (nombre de una universidad española) tercer curso de Biología, rama general. A su vez el chaval tiene un amigo en su curso que, al decir de la mayoría de los alumnos, destaca por sus notas. Lleva la biología en la cabeza,  dicen sus compañeros. Al acabar el grado era su intención cursar un postgrado en neurobiología en alguna universidad extranjera, y ahí que nuestro alumno escogió una japonesa. Sin más trámites escribió para conocer las condiciones (precios, matricula, posibilidad de ayudas, etc.). Le contestaron con rapidez: debía remitir sus notas académicas. Poco después recibió la oferta: sería admitido para cursar el postgrado percibiendo una beca de 2.000 euros mensuales.

Explico todo esto,  porque como ha publicado reciente (nombre de un periódico español), en su momento se construyó un ramal de AVE entre Zaragoza y Huesca cuyo coste ascendió a 221 millones de euros. Ahora se ha sabido, que el tren lo toman diariamente entre 15 y 19 personas (esta última cifra en el mejor de los casos); y, por otra parte,  se construyó también en la misma capital oscense un aeropuerto que apenas venían utilizando 500 o a lo sumo 700 personas este último año, y hace unos días la única agencia de turismo que operaba desde ese aeropuerto,  lo ha abandonado. En resumen, que ahora ya no lo utiliza nadie. Así es como hemos gastado;  y a crédito.

Hace ya varios años que le insisto a mi chaval en el aprendizaje de idiomas. Ningún porvenir puede esperar de su país. Fue una constante de nuestra historia el contar con unas elites corruptas, holgazanas e irresponsables”.

A qué impresiona?.

(La duda exterior del Reino de España está cayendo; ¡qué bien!; ¿seguro?. Entre el año 2002 y el 2007 la deuda exterior de España aumentó el 133% y los presidentes de los Gobiernos de la época no cesaban de repetir que ‘España iba bien’ y que ‘España iba más que bien’, es decir, que la deuda exterior creciese era señal de que la economía española era potente, por la misma regla de tres …

 
Además >>  Las regiones del reino

Septiembre del 2007 fue el inicio de la precrisis. Entre el 2002 y el 2007 la deuda exterior de las entidades financieras creció el 132% y la de empresas y familias el 390%; en estos años la pública creció el 90% pero su total era más que manejable. Cierto es que entre el 2007 y el 2010 la deuda exterior de familias y empresas ha caído el 10% y que la de las entidades financieras ha crecido un nimio 5,6%, pero el problema se halla en el pasado. ¿la deuda pública?, entre esos años ha aumentado el 58%.

El problema de España no reside en su volumen de deuda pública, otra cosa es que haya pasta para pagarla o que ‘los mercados’ se fíen de que podamos pagarla, el problema de España es de volumen de deuda total, también de capacidad de pago de esa deuda. OK, en el 2010 la deuda exterior ha caído un poquitín, pero la verdad pura y dura es que eso es malo: España para crecer, precisa de financiación exterior, depende de la financiación exterior, si esa necesidad se reduce lo que ello indica es que España no está creciendo, no está generando ocupación, y, encima, tiene que pagar una deuda procedente del pasado … que se generó cuando ‘España fue bien y más que bien’.

Es decir, España se maneja con un modelo económico que para crecer precisa deuda, también que esa deuda vaya aumentando; pero tal cosa significa que al crecer se va cavando la propia fosa y, encima, que cuando no haya deuda no se crezca. ¡Genial!. Mucho ojo con lo que nos alegramos).

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon-Llull.

lacartadelabolsa.com

Terreno de juego
Tagged on: