Un informe confidencial de la UE anticipa la necesidad de nuevos rescates a Grecia

 

Por fin se llegó al acuerdo. Después de semanas de negociaciones, de declaraciones en uno y otro sentido, ayer martes de madrugada, los representantes de la UE, del FMI y de las autoridades griegas, alcanzaron un acuerdo que desbloqueaba el siguiente tramo del rescate financiero de 130.000 millones de euros. ¡El problema griego por fin parece encaminado! ¿O no? Más bien “o no”. Y no voy a sustentar esta posición pesimista en argumentos propios, pues ya los he expuesto en estas páginas repetidamente. Voy a exponer algunos de los principales puntos de un informe confidencial de la UE, al que tuvo acceso ayer el FT, y en el que se concluye que Grecia necesitará de nuevos apoyos financieros de la UE, y que es poco probable que se consigan los objetivos fijados por la UE y el FMI. La difusión de este informe entre los funcionales de la UE, fue la razón principal para que los ministros de finanzas de Holanda, Alemania y Finlandia, se mostraran tan duros e inflexibles en sus posturas, y que amenazaran con la no aprobación del actual plan de rescate.

Este informe confidencial demostraba que las medidas de austeridad acordadas no alcanzarían para reducir el ratio Deuda/PIB de Grecia hasta el 120% en 2020, sino que se situaría en el 129%. El 120% es el nivel máximo que fija el FMI para que la deuda griega sea sostenible en el largo plazo. Para reducir este ratio se les ha “solicitado” a los tenedores privados de la deuda griega un mayor esfuerzo que el acordado el pasado octubre de una quita del 50%, para que finalmente, la pérdida en sus activos se amplíe hasta el 53,5%.

Este informe confidencial al que estamos haciendo referencia, elaborado como decimos por los propios equipos de análisis de la UE, advertía que dos de los principios básicos en los que se basa el rescate financiero podrían traer consecuencias negativas.

Por un lado, la imposición de duras medidas de austeridad a Grecia provocaría, en contra de sus objetivos, que los niveles de deuda se elevaran, ya que debilitarían gravemente la economía. Curioso que hayan tenido que hacer un informe en el último momento para darse cuenta de esto. De hecho esto ya está sucediendo. Los últimos datos de recaudación fiscal muestran claramente que los ingresos estatales se están reduciendo gravemente, a pesar que la carga impositiva se ha elevado. Es decir, se elevan los impuestos para recaudar más, pero lo que provoca es que baje la actividad económica y recauden menos. “¡Brillante!”

Por otro lado, la reestructuración de 200.000 millones de euros podría prevenir el retorno de Grecia a los mercados financieros al ahuyentar a futuros inversores privados.

“Puede ser necesario un apoyo financiero prolongado por parte del sector público”, dice el informe.

Ahora se ha filtrado de las reuniones, que tras recibir este informe, un grupo de países liderados por Alemania, Países Bajos y Finlandia, expresaron su firme renuncia a seguir adelante con la oferta de ayuda financiera. ¿Entienden ahora porque sus representantes declaraban días atrás que Grecia podría tener que salir de la zona euro?

 

Uno de los escenarios de este informe sugiere que la deuda griega podría caer mucho más lentamente de lo esperado, a sólo el 160% del PIB para 2010, frente el 120% del objetivo del FMI. En este escenario, Grecia necesitaría alrededor de 245.000 millones de euros en ayudas, mucho más allá de los 170.000 millones de euros que se tenía como escenario base en las negociaciones de Bruselas.

Además >>  ¿Cuál sería el impacto del coche eléctrico de Apple para el inversor?

“Las autoridades griegas pueden no ser capaces de llevar a cabo las reformas estructurales y los ajustes políticos, al ritmo previsto por el escenario planteado”, señala el escenario pesimista del informe. Una mayor flexibilidad salarial puede encontrar resistencia en los agentes económicos. La liberalización del mercado de bienes y servicios puede verse afectada por la fuerte oposición de los intereses creados. Y las reformas en el entorno empresarial, puede empantanarse en demoras burocráticas”.

Incluso en un escenario más favorable, Grecia podría necesitar una ayuda adicional de 50.000 millones de euros. En este escenario se toma como hipótesis que la recesión económica griega finalice el próximo año, y que vuelva al crecimiento en 2014 con una tasa del 2,3%.

Este informe también muestra que la recapitalización bancaria griega, que originalmente estaba estimada en 30.000 millones de euros, costará ahora 50.000 millones de euros. El plan de privatización griego, que pretendía recaudar 50.000 millones euros, ahora se retrasará cinco años, y tan sólo conseguirá 30.000 millones de euros en 2020.

El informe también pinta un panorama preocupante para la reestructuración de la deuda griega. Según el estudio, el canje de deuda en esencia creará una clase de inversores privilegiados, que penalizará la entrada de nuevos inversores en bonos cuando Grecia intente volver al mercado de bonos.

Se ha llegado a un acuerdo en Grecia. Se ha evitado una inminente suspensión de pagos, y la quiebra técnica de la totalidad de su sistema bancario. Los mercados de deuda se han tranquilizado. Los políticos se felicitan efusivamente. Algunos declaran ufanos que la crisis de deuda en Europa está llegando a su fin. Permítanme ser pesimista en este punto. El problema griego dista mucho de haber finalizado, y a pesar de estos momentáneos fuegos artificiales, sigo pensando que las medidas que ahora se celebran, han condenado a Grecia a una profunda recesión, que tendrá un triste final para el país.

Carlos Montero
Un informe confidencial de la UE anticipa la necesidad de nuevos rescates a Grecia
Tagged on:                     

Comments are closed.