Una inspección del regulador forzó la unión de Cajasol con Banca Cívica

 

F. Llera

El Banco de España toma el timón de Cajasol. Después de que las negociaciones con Unicaja fueran a la deriva, el máximo órgano supervisor detectó durante una inspección a la entidad sevillana unas necesidades de capital que apremiaban a la caja que preside Antonio Pulido a buscar una solución inminente, según aseguran fuentes conocedoras de la situación.

La inspección, que tuvo lugar hace dos semanas, habría concluido con un informe en el que advertía a la caja que debería adoptar una medida urgente. Cajasol decidió hacer público, entonces, su acercamiento a Banca Cívica y su ruptura total con Unicaja.

De hecho, el presidente de la caja malagueña, Braulio Medel, aseguraba ayer que no se había roto nada con Cajasol, porque “no había nada”.

Sin embargo, esa era una vetusta aspiración de la Junta de Andalucía, que recibía con la decisión de CajaSol un jarro de agua fría. Sobre todo, después de enterarse de que Antonio Pulido llevaba cerca de un mes negociando su integración en el SIP que forman Caja Navarra, Burgos y Canarias.

Unas negociaciones que tanto Cajasol como Banca Cívica reconocían ayer ante la CNMV, “de cara a una posible integración”.

 

Reacciones

En Andalucía el acuerdo entre Cajasol y Banca Cívica es interpretado como un fracaso más de la débil política financiera de Chaves, Griñán y el PSOE-A y el certificado de defunción de la idea de la gran caja andaluza. El propio presidente de la Junta, Pepe Griñán, dijo que ese proyecto ya “sufrió una pérdida de rigor” desde la adjudicación de CajaSur a BBK. Más duro fue el líder de la oposición, Javier Arenas (PP-A), quien acusó a Griñán de “haber estado en Babia desde el principio en materia de cajas”, y añadió que “hemos tenido un Gobierno andaluz completamente out en todo el proceso de fusión de cajas que ha sucedido en España en los últimos meses”.

Además >>  Ni nosotros ni nadie sabe lo que sucederá... nadie

Por su parte, el Gobierno andaluz cargó ayer contra el PP, ya que a su juicio la falta de “consenso político” en torno la creación de la “gran caja” andaluza ha impedido el desarrollo de este proyecto, según la consejera de Presidencia de la Junta, Mar Moreno, informa Pepe Contreras.

Según Moreno, el consenso político, “desgraciadamente”, se rom- pió en el proceso de CajaSur y en CajaGranada. Un tema que, al parecer, formó parte de la conversación que, el pasado día 9, mantuvieron en un almuerzo en Sevilla, en un foro político, el presidente de Cajasol, Antonio Pulido y el presidente del PP, Mariano Rajoy.

Mar Moreno afirmó que la Junta no pondrá obstáculos a cualquier proceso simpre y cuando los órganos de gobierno de las cajas” garanticen la solvencia, estabilidad financiera y, si es posible, “la estabilidad en el empleo”.

Una inspección del regulador forzó la unión de Cajasol con Banca Cívica
Tagged on:             

Comments are closed.