USA, UE, JPN, Reus

 
Santiago Niño Becerra_La Carta.
(Lo de ‘Reus’ es sólo para recordar aquellas pegatinas que se enganchaban en las lunas traseras de los ‘seiscientos’: ‘París – Nueva York – Reus’. (No figuraba Londres, curioso).
La economía USA: no va, y no va porque no puede ir, y el superplan E que ha anunciado el presidente Obama no va servir más que para que el país se endeude más y para sumir en más deuda acreedora al resto del mundo. La economía USA no puede ir porque ya no puede endeudarse más y el resto del mundo no puede financiarle más. Stocks Drop as Central Banks Note Concern About U.S. Economy; Euro Weakens ( http://noir.bloomberg.com/apps/news?pid=20601087&sid=aFGdMhJNADBs&pos=2).
El euro depende de que USA compre a las compañías alemanas, holandesas, francesas, … y de que aquí, en Europa, la población vaya consumiendo de resultas de los créditos que esa población obtenga … al tener un empleo. El dólar depende de la evolución de la economía USA cuyo PIB depende en un 70% del consumo de esa ciudadanía que se halla ocupada en actividades que están financiadas desde el exterior. Y el Yen esperando que vayan llegando capitales en busca de un refugio, pero, si la pasta va al Yen, será porque la economía japonesa no está tan mal, ¿no?, ¿o es porque se espera que vaya a estar menos mal que otras?. En todo esto tienen que ver las reformas financiero-bancarias emprendidas en USA y en la UEM; (en esto, en JPN van un poco por libres: un poco).
Les quieren poner una cascada de tasas a las entidades financieras, cuando el principal problema es la calidad de sus activos; vuelvo a lo mismo: los stress tests: ¿en virtud de qué un activo X vale la cantidad por la que la entidad B lo ha contabilizado, cantidad que es la misma a la que dicen los tests a los que se han sometido a esa entidad?. Al revés de la película de Buñuel: se ha aceptado que fuera no hay monstruos, pero los hay.
Esos activos cuyo valor es el que se ha aceptado / admitido / convenido, están sosteniendo una estructura sobre la que se sustenta el dólar-euro-yen-yuan-libra-y-vayan-añadiendo-divisas; a la vez, ese universo monetario también se halla sostenido por la deuda TOTAL, un ‘algo’ que se admite y acepta y que nadie cuestiona, pero sobre el que tampoco nadie pregunta si podrá ser pagado.
En un entorno como ese, ¿qué sentido tiene un programa para hacer carreteras o un recorte del gasto en medicamentos?; ¿qué va a arreglar una cosa o la otra?; con esas medidas, ¿cómo se soluciona el exceso de deuda, el ¿no-correcto? valor de ciertos activos?. Se pueden tender muchos Kms. de vía férrea y se puede recortar mucho el gasto en pensiones, pero, ¿qué impacto va eso a tener sobre la auténtica problemática económica?.
Parafraseando: ‘Es el modelo, ¡estúpido!’.
(Internet: ya ha llegado: O2 (Telefonica: sin acento), va a limitar la cantidad de información que podrán descargarse sus clientes en The UK: hoy. Se hace -se dice- para evitar tráfico de películas fraudulentamente, pero mirando más allá no es, pienso, más que el principio de algo sobre lo que ya han leído aquí: el pago por acceso al uso.
Hoy alguien paga por una velocidad (teórica) y con esa velocidad ese alguien puede bajarse la cantidad de información que quiera, sin límites, si se ponen límites, se podría llegar a pagar por la cantidad que se descargue y por el tiempo en que se descargue. Aún se podría introducir otro parámetro en el cómputo: el momento del día en que se produzca la descarga.
Lo podemos mirar del derecho o del revés, pero la generalización de esta forma de ver Inet está cantada: Inet es un recurso, y no es ilimitado; luego, se pagará por acceder a su uso, no sólo por acceder a él. Y, evidentemente, el final de la película es la TV por Inet en sus múltiples variables y con sus múltiples posibilidades).
Santiago Niño Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.
USA, UE, JPN, Reus