Usabilidad

 

Santiago Niño Becerra_La Carta.

No existe en el diccionario de la RAE esa palabra. La usabilidad es la capacidad de algo para ser usado, si, pero es más que eso ya que en el fondo tiene que ver con las posibilidades totales, tanto activas como pasivas, del elemento en cuestión.. Tomando esa consideración, la usabilidad de Irlanda ha sido, y es, enorme
Irlanda primero fue territorio-provincia-colonia de Inglaterra y Reino Unido; luego fue productora y emisora de una mano de obra que se moría de hambre en un entorno demográfico desmesurado para sus posibilidades de generar PIB debido a la mucha religión de sus gentes y autoridades y a la poca inversión de sus señores y gobernantes; posteriormente fue receptora de inversión que buscaba mentalidad calvinista en cerebros que supieran lo que son las carencias y las penalidades; y ahora, ¿qué es Irlanda?.
De Irlanda ya está dicho casi todo, lo que no está claro es que papel le va a tocar desempeñar ahora. En un pueblito del río Shannon conocí a una anciana que tuvo diez hermanos, todos chicos, los diez emigraron a USA y a Australia; sólo ella quedó en Irlanda. También conocí a una señora cuyas dos hijas, en los primeros 80, habían emigrado al Boston de USA y en los primeros 2000 habían vuelto, pero las cosas ya volvían a ir mal. Ahora Moody’s ha bajado la calificación de su deuda pública: por las malas expectativas de su economía.
Irlanda, a partir de finales de los 80, fue convertida en un elemento de muy elevada usabilidad, con enormes expectativas y con aún mayores posibilidades; lo malo del caso es que se lo creyeron. (Si van a Limerick vayan al Arthur´s Quay Shopping Centre y echen un vistazo a la exposición de grabados y fotografías que se halla en uno de sus halls: cuenta la historia de la zona, y la cuenta muy bien).
Irlanda, básicamente, ha cumplido la función que tenía que cumplir en estos pasados veinte años. Durante el boom, sus bajos impuestos sobre beneficios, sus reducidos costes sociales, las ansias de mejora de su población con siglos de miseria a cuestas, su posición geográfica, el crédito masivo y barato, produjeron beneficios a mansalva y siderales incrementos de PIB que prácticamente no se vieron reflejados en ninguna parte, pero ahora, durante la caída, todo aquello se ha esfumado y las expectativas se han ido con ese mismo humo.
Las agencias de calificación castigaron a Irlanda por sus deudas y por el estado de sus entidades financieras, e Irlanda estrujó a su población para rescatar a esos bancos (15% de su PIB) y para reducir el gasto público (bajadas salariales a los funcionarios del 15%, entre otras). Durante unos meses hubieron aplausos y vítores: ‘Irlanda está haciendo bien las cosas’, ‘Irlanda genera confianza’; ya no: nuevo tortazo a Irlanda: ‘Su situación, los recortes, limitan su salida de la crisis, limitan su crecimiento’. El problema es que ya no hay lugar a donde ir. 
Porque claro, el concepto de ‘usabilidad’ lleva asociado otro en la inmensa mayoría de las ocasiones: el de ‘kleenex’. Irlanda ya ha sido kleenex demasiadas veces; siempre les han prometido mucho, y lo cierto es que han obtenido bastante poco, al menos en la República, lo que sucede es que, aunque no lo parezcan, los irlandeses, bien llevados, son trozos de pan. ¿Lo último que les pueden prometer?, el Ulster: ¿alguien sabe lo que le cuesta anualmente el territorio a The UK?. Lo mejor de todo es que, nuevamente, se lo van a creer.
En esa misma línea: un hecho histórico: la entrega al Gobierno USA de datos de 4.450 ciudadanas/os USA titulares de cuentas en una entidad bancaria helvética. USA solicitó 50.000, se han quedado en menos de 5.000, pero da lo mismo. Lo mejor es la razón dada por el Tribunal Administrativo suizo: como en el Parlamento de la Confederación se había aprobado un acuerdo entre esta y USA, ese acuerdo tiene un rango mayor que la legislación internacional que se ocupa de la protección de datos. ¡Absolutamente genial!.
¿Interpretación?, pues entiendo que el secreto bancario tal como era entendido ya no es útil y ahora toca otra cosa. La usabilidad de Suiza continúa siendo elevadísima, pero ni tanto como antes ni, tampoco, de la misma manera. Pues eso. ¿Cómo está su usabilidad?.
(Hay problemas por ahí y se repatrían capitales a JPN, lo que hace que el Yen se revalorice, algo muy malo debido a que el PIB de JPN se sustenta en las exportaciones. A fin de revertir eso JPN vende yenes y compra dólares, lo que contribuye a la financiación de USA, lo que genera tensiones porque contribuye a otra cosa: a mantener artificialmente una situación económica internacional que ya es insostenible: USA tenderá a aumentar su deuda y a incrementar sus déficits a fin de compensar la apreciación del dólar, con lo que ello supone; y vuelta a empezar … mientras se pueda).
(¿La tasa a las transacciones financieras?, pienso que tiene muchas posibilidades de imponerse. Los Gobiernos llegan a la conclusión de que necesitan una pasta que no tienen porque al caer la actividad lo hace la recaudación; cavilan y concluyen que la única posibilidad de incrementar los ingresos fiscales sin aumentar los gravámenes que paga el pueblo es que esos gravámenes … se los recaude otro. Posibilidad: que las entidades financieras paguen más impuestos y que luego, de una forma u otra, lo repercutan a sus usuarios. Bueno, muy bueno, y limpio, muy limpio).
(“Default Risk in U.S. Drops to Lowest in 2 Years, Moody’s Says” (http://www.bloomberg.com/news/2010-09-22/tally-of-default-candidates-shrinks-to-fewest-since-third-quarter-of-2008.html). ¡Huy, huy, huy……..! Cuando se dice blanco …)
(Mañana, a las 19:30 h, en el Parador Nacional de Cangas de Onís, daré una charla. La entrada es gratuita. Si se animan …).
Santiago Niño Becerra. Catedrático de Estructura Económica. Facultad de Economía IQS. Universidad Ramon Llull.
Usabilidad