“Vivimos en las cuatro Españas: la del Ibex, los funcionarios, los autónomos y la de los truhanes”

 

“Las cosas se ponen cada vez más feas en España, que es lo que hemos venido repitiendo en nuestro banco desde hace tiempo, aunque muy pocos nos han hecho casos, porque siguen, aún hoy, confiando en los milagros. Las cosas se ponen muy feas en España tanto en lo económico, como en lo empresarial, social y político. Sí, en lo político. Una España dividida en la actualidad en cuatro capas claramente diferenciadas. Una España acomodada en grandes empresas, en la Administración y los Ayuntamientos, Comunidades y demás refugios sobrevenidos. Es lo que definimos la España del Ibex: aquí se mantienen sueldos y prebendas y si las cosas se ponen feas te despiden con el riñón bien cubierto, con un ERE a los 52 años…”

“Esta España del Ibex también agrupa a los logreros de las cajas de ahorro, el mayor escándalo de la historia económica del país. Pero nadie ha devuelto el dinero ni nadie está entre rejas. Ricos cada vez más ricos, como lo demuestra el dato de que las ventas de coches de lujo se disparan un 83%, mientras caen a plomo las ventas de los coches de siempre…”

“Esta España entronca con la del funcionariado secular. Los padres siempre han querido que sus hijos sean funcionarios: una paga para toda la vida y poco trabajo que hacer. Sospecho que esta España está a punto de morir como ha muerto el Estado de Bienestar, aunque nadie quiera reconocerlo…”

“Luego está la España de Clase B, la España de los millones de autónomos, la España de los desprotegidos, que son los que van a pagar los platos rotos, como siempre. Las España de ciento de miles de autónomos que han tenido que cerrar las puertas de sus negocio. A estas alturas de curso, todo el mundo debe saber y asumir que la clase media asalariada soportará casi el 60% del ‘sacrificio’ de la subida del IRPF que ha anunciado el Gobierno. Lo mismo sucederá con los nuevos impuestos que se preparan…”

“Cierra el círculo la España de los truhanes, dicho de personas sin vergüenza, que viven de estafas y de engaños…”, me dice el director de estrategia de un banco de inversión londinense.

***

 

Justo en este capítulo, recibí hace un tiempo un correo de un pueblo de Cuenca. Mi paisano me pedía omitir su nombre y el nombre del pueblo. Teme ser lapidado. “Estimado director: Nadie se acuerda del término Solidaridad, ahora que tanto se necesita en este Reino resquebrajado y sometido a una cura poderosa de adelgazamiento, que afectará a niños, jóvenes y ancianos. No quiero valorar las medidas previas de Zapatero ni las actuales ni las que vendrán de Rajoy. Mi correo trata de denunciar los usos y abusos en que ha incurrido más de media España a costa de los demás. Todos hemos oído hablar del PER extremeño y andaluz, una prima para cazar votos. También, de las pagas de invalidez a perpetuidad para no inválidos. Es lo que ocurre en mi pueblo de Cuenca y en muchos pueblos del Reino de España. En este caso concreto, más del 90% de la población activa ingresa alguna paga por este concepto. Pero no hay inválidos. Los agraciados con esta bonoloto, repartida por los poderes políticos y la negligencia médica, cuidan sus viñas con mimo; labran sus huertos y pueblan bien sus corrales con gallinas, pollos, conejos…Es la España Insolidaria. Pero hay muchas españas insolidarias repartidas por toda la geografía…”

Además >>  W. Buffett: “El activo que parece más seguro es el más arriesgado”

“…Este fenómeno lo advertí, por primera vez, hace más de 30 años en un pueblo de Almería. Allí toda la población activa, toda, percibía una paga de invalidez. Creí, que, con el paso del tiempo, las autoridades iban a poner coto a tanto abuso. Lejos de proceder de este modo, la holgazanería ¡ay del pillo español! ha ido extendiéndose como una capa de aceite espesa por el resto del país ¿Cuesta tanto, pregunto yo, investigar y terminar con estas prácticas, que suponen miles de millones a las arcas públicas, un esfuerzo innecesario a quienes obramos de acuerdo con la ley y un atentado contra los Derechos de los demás? Ahora que el Reino de España necesita ponerse al día en el pago de sus deudas, ahora que tenemos que apretarnos al máximo el cinturón ¿Por qué no dejar los votos de los votantes para otra ocasión y estrechar el cerco contra estas prácticas?” Y firma el correo L.M.S desde un pueblo de Cuenca.

***

“Sí, tres españas en una España resquebrajada. Los nuevos gobernantes tienen mucha tarea por delante, como antes la tuvieron otros. La España B, la España que no es del Ibex ni sin vergüenza, no puede seguir sufragándolo todo…”, añade el estratega.

“¿Bolsa? Seguirá siendo un clon de Wall Street, pero más en lo malo que en lo bueno. Los mimbres económicos y empresariales, que rodean al mercado español son cada vez más endebles…”, finaliza.

Moisés Romero
“Vivimos en las cuatro Españas: la del Ibex, los funcionarios, los autónomos y la de los truhanes”
Tagged on:                         

Comments are closed.