Washington y Seúl inician las maniobras militares para mostrar poderío a Pyongyang

 
Tensión propia de la Guerra Fría en el Mar del Este (Mar de Japón). Estados Unidos y Corea del Sur han comenzado cuatro días de maniobras a gran escala como demostración de fuerza ante Corea del Norte, que ha tachado el despliegue de provocación y ha amenazado con “una guerra santa de represalia” e incluso con hacer uso de sus armas nucleares. Pyongyang elevó ayer un grado más su retórica habitual y amenazó con una potente acción nuclear en respuesta a los ejercicios aliados, que ve como un ensayo para invadir su territorio, informa José Reinoso desde Pekín.
El portaaviones nuclear estadounidense George Washington, con capacidad para transportar 97.000 toneladas, ha partido a primera hora de hoy desde el puerto surcoreano de Busan hacia el interior del Mar de Japón, escoltado por varios buques destructores lanzamisiles. Con cerca de 80 aeronaves a bordo, entre ellos cazas F18 y aviones espía E-2C, el George Washington encabeza el que representa el mayor despliegue militar en unas maniobras en Corea del Sur en más de tres décadas, según la agencia local Yonhap. Seul es junto con Japón el principal aliado de EE UU en la zona. EE UU ya reforzó recientemente sus alianzas con Tokio para hacer frente al régimen comunista.
El hundimiento del buque ‘Cheonan’
Washington ha asegurado que la operación, en la que participarán 8.000 militares, 200 aeronaves y 20 navíos es una advertencia a Pyongyang por el hundimiento el pasado marzo de una corbeta surcoreana, en el que murieron 46 marineros. Estados Unidos y Corea del Sur acusan al régimen de Kim Jong-il de haber torpedeado el buque Cheonan cerca de la frontera marítima en disputa en el mar Amarillo, algo que Pyongyang ha negado en repetidas ocasiones.
Un equipo internacional de investigadores concluyó en mayo que el buque se fue a pique a causa de un torpedo norcoreano, aunque Pyongyang lo niega y asegura que las pruebas en su contra fueron fabricadas por el Sur. Mañana se cumplen cuatro meses de ese hundimiento, que acabó con la vida de 46 marinos, disparó la tensión en la península coreana y llevó a Estados Unidos y Corea del Sur a organizar en respuesta las maniobras “defensivas” que han comenzado hoy. EE UU se juega en esta crisis su capacidad de influencia en una zona cada vez más importante dentro de la escena internacional.
En un principio Washington y Seúl tenían previsto realizar el entrenamento conjunto este mes en aguas del Mar Amarillo, entre la costa occidental de la península coreana y China. Sin embargo, Pekín -el principal aliado de Corea del Norte y que ha intentado rebajar la tensión generada por la crisis- se opuso al considerar el despliegue una amenaza para su seguridad.

También te puede interesar:

Además >>  ¿Quién gana y pierde con una gasolina tan cara?
Washington y Seúl inician las maniobras militares para mostrar poderío a Pyongyang